quinta-feira, 2 de junho de 2016

Carta Abyerta al Presidente Mauricio Macri


Artigo no Alerta Total – www.alertatotal.net
Por Un militar a su comadante em jefe

Señor Ingeniero, a la sazón Presidente de algunos argentinos, deseo expresarle que luego de escucharlo pronunciar el discurso conmemorativo del Día del Ejército Argentino, me hizo llorar, se me caían las lágrimas y no podía parar hasta que respiré hondo y tomé fuerzas para continuar con mis tareas del día.

Para que no se confunda, ni usted ni los que lean esta carta, aclaro que no lloré de alegría sino de tristeza. Me sentí abandonado, solo, tenía esa sensación que genera el desarraigo, la desolación y la proximidad a la muerte. Tuve cabal conciencia de que estoy abandonado a la buena de Dios.

Antes de hacerle algunas críticas saludables sobre sus palabras, deseo expresarle que yo lo voté y que hice campaña para que usted ganara porque tenía la absoluta convicción de que solo desplazando a la banda de ladrones kirchneristas, este país tenía algún futuro. Resulta obvio y apropiado remarcar que no le odio, que no soy kirchnerista y que soy solo una simple persona que quiere vivir normalmente.

Mauricio, cuando usted pronunció su discurso por el Día del Ejército argentino, evidenció “ignorancia, falta de criterio y sentido común, desconocimiento absoluto sobre el daño sufrido por las fuerzas armadas, demostró no haber abandonado su cargo de Presidente de un club de futbol y lo que es peor, perdió una oportunidad histórica”.

Como soy militar, Oficial de Estado Mayor, viví y vivo la vida, se que para no caer en la politiquería barata, debo fundamentar lo afirmado en el párrafo anterior.

Ignorancia. Participar en las Fuerzas de Paz y en situaciones de Emergencia o Catástrofes, son tareas subsidiarias de tercer nivel. Primero está la misión, luego las funciones y finalmente las “tareas”. Ningún país organiza, mantiene, equipa ni instruye a sus Fuerzas Armadas para mantener la paz de otros países, mucho menos para emplearlas en tareas que corresponden a las Organizaciones de Defensa Civil.

Pero lo que es peor aún Mauricio, es que en “su” país hay una ley que se llama de Defensa Nacional donde está escrita la misión de las FFAA y usted evidenció ignorarla, siendo que además al no hacer mención a ella, vació tácitamente de contenido la existencia y razón de ser de las FFAA argentinas en su gobierno democrático, reduciéndolas a simples organizaciones civiles.

Señor Presidente, es hora de que sepa que las Fuerzas Armadas constituyen el instrumento militar de la Defensa Nacional que se emplean ante agresiones de origen externo perpetradas por fuerzas armadas pertenecientes a otro/s Estado/s, entendiendo como agresión el uso de la fuerza armada contra la soberanía, la integridad territorial o la independencia política de nuestro país, o en cualquier otra forma que sea incompatible con la Carta de las Naciones Unidas.

Falta de criterio y sentido común. Cuando usted expresó que quería que participemos en la lucha contra el terrorismo, casi me “infarto” porque usted se estaba dirigiendo a quienes ya lucharon contra el terrorismo y por vencerlos los castigaron moral y prácticamente. Mauricio, adelante y a su alrededor estaban los partícipes no procesados, los hijos, nietos y parientes de los procesados y condenados por luchar contra el terrorismo en la década del 70. Increíble lo suyo ingeniero.

Mientras usted les adelantaba a sus Fuerzas Armadas que lucharían contra el terrorismo, en la provincia de Tucumán se está ejecutando un juicio conocido como la Megacausa Operativo Independencia donde se está juzgando militares por combatir el terrorismo, también gendarmes, prefectos, policías federales y provinciales, jueces, secretarios y fiscales federales.


En 1975 la orden de combatir contra el terrorismo, también la impartió un Presidente Constitucional, Estela Martínez de Perón quien al entregar los sables a los oficiales de las Fuerzas Armadas que egresaban pronunció un discurso histórico en el cual impartio la orden de combatir un “frente terrorista, ateo, mercenario, inhumano y delirante”. Ver los diarios de la época.

En la Megacausa Operativo Independencia ¿sabe cuántos políticos nacionales o provinciales están procesados? NINGUNO.

Pero además Ingeniero Macri, usted, cabeza del Estado Nacional, debería saber que queda absolutamente clarificado en el Artículo 3 de la Reglamentación de la Ley de Defensa, que el Sistema de Defensa Nacional no podrá contemplar en su formulación doctrinaria situaciones pertenecientes al ámbito de la Seguridad Interior.

Es importante destacar también Señor Presidente, que el Artículo 5to de la Ley de Defensa Nacional establece que esta se ejecuta en “los espacios continentales, Islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur y demás espacios insulares, marítimos y aéreos de la República Argentina, así como el sector antártico argentino, con los alcances asignados por las normas internacionales y los tratados suscriptos o a suscribir por la Nación esto sin perjuicio de lo dispuesto por el artículo 28 de la presente ley en cuanto a las atribuciones de que dispone el Presidente de la Nación para establecer Teatros de Operaciones para casos de guerra o conflicto armado. Contempla también a los ciudadanos y bienes nacionales en terceros países, en aguas internacionales y espacio aéreo internacional.”

Mauricio, las Fuerzas Armadas no pueden combatir contra el terrorismo en el territorio argentino dentro del contexto legal actual y mucho menos sin antes lavar el honor mancillado por haberlo hecho antes.

Desconocimiento absoluto sobre el daño sufrido por las fuerzas armadas. Usted dijo sabiamente que fuimos ignorados y marginados durante los últimos años, pero se equivoca al diagnosticar los daños. Las consecuencias de ese olvido, marginación y maltrato no fueron la falta de Presupuesto, Equipamiento, Infraestructura ni deterioro de salarios del personal en actividad o situación de retiro.

La consecuencia es la pérdida del orgullo de ser militar, de vestir el uniforme de la patria y por sobre todas las cosas, la inexistencia de Amor por la Patria en todas las fuerzas uniformadas.

El Amor por la Patria es el que llevó al Granadero Cabral a dar su vida por el Teniente Coronel San Martín, al Capitán Cáceres a morir combatiendo contra los terroristas en el monte tucumano, es el que llevó al Capitán Giachino y al Teniente Estévez a combatir hasta el último hálito de vida en la Guerra de Malvinas, el Amor por la Patria es el que llevó a todos los oficiales y suboficiales “Comandos” a quedarse voluntariamente como Prisioneros de Guerra en Malvinas porque su Jefe el Mayor Rico fue detenido.

Macri, los años de olvido y marginación no tuvieron como consecuencia el deterioro del presupuesto, equipamiento, infraestructura y salarios. Durante ese tiempo redujeron a polvo los dos pilares básicos de cualquier institución que brinda Servicios a la Patria, los principios y valores éticos y morales.

Cuando estuvo sentado en el Patio de Honor y meneó la cabeza para ver su entorno, ¿qué palabras observó el vitraux del cielo raso? ¿Recuerda? “VALOR, GLORIA Y HONOR” Macri, no decía ni presupuesto, ni salarios, ni equipamiento, ni tampoco infraestructura, dice “VALOR, GLORIA Y HONOR”. Esto es lo que hay que recomponer, devuélvale el “Honor” mancillado a las Fuerzas Armadas Argentinas, Mauricio.

Evidenció no haber abandonado su cargo de Presidente de un club de futbol. El Ejército Argentino comenzó a gestarse en la Reconquista de Buenos Aires, en 1806, hace 210 años Macri. Usted tiene infinita cantidad de hechos históricos para resaltar desde ese embrión hasta el día de la fecha y no tuvo mejor idea que acordarse de 7 deportistas cuyos únicos méritos son tener buen estado físico, tiempo y plata para caminar hasta el Polo Norte con una Bandera Argentina. De los 7 algunos ni siquiera son militares en actividad.

El Ejército Argentino no es “Boca” Mauricio, el Ejército es una institución fundacional de la República Argentina riquísima en historia y desarrollo. Podría haber recordado al Coronel Saavedra, al General Urquiza, al General Sarmiento que creó el Colegio Militar desde el cual usted habló, podría haberse referido a Roca, Sabio, Mosconi, Perón, los Veteranos de Guerra o las mujeres en Malvinas de las que pocos se acuerdan y porque no, de los argentinos de las Fuerzas Armadas que hoy están haciendo patria en la Antártida. Pero no, como buen presidente de un club de barrio, se acordó de unos “deportistas”, los que tienen su mérito y no lo niego, pero no era esta la oportunidad ni el lugar adecuado.

Lo que es peor, perdió una oportunidad histórica. Perdió la oportunidad de expresarle al país que durante la dictadura se cometieron aberrantes violaciones a los derechos humanos, pero que el kirchnerismo corrompió hasta esos sagrados derechos y los usó para lucrar con los ilegales juicios de Lesa Humanidad, sin respetar las garantías constitucionales ni el debido proceso en juicio.

Perdió la oportunidad de decirle al mundo que reverá esos juicios “írritos” y les devolverá el honor perdido a quienes se los haya mancillado como lo vienen haciendo para lograr jugosos dividendos.

Finalmente Señor Presidente estoy de acuerdo con usted en que debemos trabajar todos juntos por un futuro mejor, pero mantengamos la dignidad. La presencia de los generales Balza y Milani, resultan repugnantes para la familia militar.

Espero que con la lectura de estos sencillos comentarios haya aprendido algo, de manera que el próximo 29 de mayo esté a la altura de un Presidente Argentino. Y ponga un poco más de ganas al hablar, los militares necesitan de un líder que transmita coraje y valor para luchar por la patria como un Churchill, Kennedy, Reagan y no de un gélido y abúlico Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas.

Desde mi humilde punto de vista le sugiero que seleccione sus asesores, por lo menos para no pasar vergüenza, porque su vergüenza es mi vergüenza, usted me representa. Yo soy militar y también argentino, usted es mi Presidente y lo que usted hace a mi me afecta emocionalmente.

Ingeniero Macri, me despido con una frase que le agradecería que la tenga en cuenta al momento de tomar una decisión “NINGÚN COBARDE ESCRIBIÓ LA HISTORIA”.

Firmado: Alguien. No me pida que ponga mi grado, nombre y apellido, porque como usted no tuvo el coraje de limpiar el Poder Judicial de los corruptos de Justicia Legítima y La Cámpora, sé perfectamente que esto que he escrito puede ser usado para hacer más ingrata mi vida en Argentina.

Respetuosamente lo saludo.

Mensagem enviada por militares aos jornais argentinos em 1 de junho de 2016. Publicada no original para evitar "traduções tabajaras"...

Nenhum comentário: